Julián Axat, Quien ahora rompía la puerta y lo venía a salvar


LA MODA DE LA VÍCTIMA 

Está de moda ser víctima
–dijo el poeta
para luego hacerse la víctima
de un grupo de poetas
que lo blasfemaban
y decían que sus sonetos
apestaban a la herida de quien
no tiene un motivomás que la
impostura de una memoria marcial.

“Está de moda hacerse la víctima”
dijo otro de la tertulia
que lo corrigió
y terminaron chocando las copas
entre poetas que no lo blasfemaban

y yo solo miraba de lejos
con la farsa del victimario.


EL PALACIO DE JUSTICIA

Las villas no tienen palacios de justicia
tienen capillas & centros de información
policías punteros referentes & servicios infiltrados
las villas no tienen palacios de justicia porque
el poder judicial nunca se embarra
te atiende de saco & corbata tras el mostrador de Talcahuano
& los códices comentados en latín
dicen que las villas no deben tener palacios de justicia
sino derribadores de bunkers & allanamientos masivos
resolvedores de problemas desalojos & pibes descalzos mujeres golpeadas
falopa & la mayoría de gente honesta que vive
haciendo cola en un almacén donde también te remarcan
o te cobran canon por estar & tratarte de peligroso
porque la villa no tiene palacios de justicia
& es un sueño que lo tenga
& por el ojo de la cerradura
entre algún día el palacio humano
demasiado humano menos palacio más justicia menos corbata


EL ESTADO SE RETIRA DE LA POESÍA

Y vuelven los versos perfumados con deudas contraídas a las multinacionales
del intimismo y el salón
Los mercaderes de las palabras
el pago a los buitres y no a los albatros
la sangre cartonera
el cualquerismo sin fin
vuelven los museos sin próceres y sin panes
las tertulias con el rey local de Mondadori
y nada de alpargatas
sí de mocasines
y los malos vuelven
los muy malos no los malditos
ahora vienen a tirar balas contra la sombra de Evaristo Carriego
porque el Estado
el Estado se retira de la poesía
claro que
después de no haber entrado nunca
pero sí anunciarla con bombos y platillos


CHEEKY

Cosía la piel en el taller
bordaba el quejido
el ruido de la noche
cosía y cosía el trueno

Antes de que todo estalle
pudo reconocer la confección a medida
el traje nacido de la mano engrillada
el que vestía el Metropolitano
quien ahora rompía la puerta
y lo venía a salvar


STALINISMO MAGICO
(para Demetrio Iramain, amigo de desobediencias)

Odio a los comisarios
Los poetas son la contra cara de los comisarios
Los comisarios no entienden nada de poesía
Dan órdenes sobre el lugar y la forma
A Roque Dalton lo asesinaron los comisarios
Porque “no se ordenaba”
El desorden de los versos es el arma
Y la revolución de los poetas

Si me llamas al orden
Mejor busca a un policía
Yo te arrojare pétalos por la cabeza


EL DÍA QUE MAIAKOVSKY DISPARÓ AL CIELO CON UN ARMA QUE LE DIÓ LUNARCHASKI

EN 1918 Dios fue sometido a juicio por sus crímenes contra la humanidad
En el banquillo de los acusados se colocó la Biblia
Los fiscales presentaron numerosas pruebas de culpabilidad basadas en testimonios históricos sobre la crueldad de Dios
La defensa pidió la absolución por demencia evidente y por desarreglos psíquicos irreversibles
El tribunal encontró culpable a Dios de todos los cargos y lo condenó a muerte
En el amanecer del 17 de enero de 1919 un pelotón de fusilamiento disparó cinco ráfagas de ametralladora contra el cielo de Moscú y cumplió la sentencia
Tiempo después Lunarchaski, el comisario cultural de la revolución, dijo: “Dios no existe. Lo fusilamos nosotros allá por 1918.”


SLAVOJ ZIZEK Y RAPHAEL LEMKIN DISCUTEN SOBRE EL ORIGEN DEL MAL

Detrás del genocidio
un poeta genocida
suscribiendo su partitura de versos
y una legión
que las ejecuta como sentencias

Detrás del genocidio
un poeta que sueña
organizando la resistencia de sus versos
la pasión de los revolucionarios

En el centro del genocidio
sin tomar partido
la poesía
la piedad inverosímil
el ojo descuartizado
de Dios


OFF SHORE

Fugarse
Fugarse de la vida
Fugar a los que no tienen nada
Fugar la riqueza de los que no tienen nada
Fugar la necesidad de otro mundo posible
Fugarse del otro porque le tengo miedo
Fugarse a una isla y alambrar mi perímetro
Fugarse de los miserables de los que nada tienen que perder
Fugar la esperanza y el sueño a un paraíso más parecido al infierno de lo ajeno
Fugarse de la infancia perdida y no recobrada
Fugar el encuentro hacia el desencuentro de unos pocos
Fugar la revolución en los ojos de un burócrata del ajuste
Fugar el propio suicidio en la colonia de la mente
Fugarse del padre y de la madre fugarse de Dios
Armar una cuenta en el paraíso de los muertos
Y pedirles a ellos clemencia y fuga cuando todo estalle
Fugar la memoria y la narración
Fugar la mirada y la sensibilidad
Fugar la pasión y las ganas de cambiar el mundo
Fugarse de todo y de todos hasta que fugarse sea el egoísmo que nos devore


En: Offshore & otros poemas, Ediciones Periféricas, Chile, 2016.
Julián Axat (La Plata, 1976). Foto: Jmp

2 comentarios:

Marisa Nidia Chazarreta dijo...

Qué deleite!!! Gracias Julián, gracias JM. abrazos.

José María Pallaoro dijo...

Beso grande Marisa. Y gracias!